Patrañas

 

DE las patrañas mejor o peor urdidas se nutre buena parte de la narrativa novelística. Patrañas o “verdaderas relaciones” del viaje a ese extraño territorio en el que se mezclan con mejor o peor fortuna realidad y fantasía, lo vivido y lo imaginado, lo que fue y lo que pudo haber sido. De “Historia fingidas, y texida de los casos que comunmente suceden, ò son verisímiles”, define a la novela el diccionario de nuestra lengua, en su edición de 1791.

Con motivo de la aparición de su novela, Los años indecisos, Torrente Ballester sostuvo que había que inventar con más empeño, que en nuestra novela podía apreciarse un exceso de intención testimonial, de memoria tremebunda y folletinesca al cabo, y una ausencia clara de fantasía novelesca, de invención de mundos, de iluminaciones imaginarias. Torrente defiende ante todo la patraña de buena ley, incluso tratándose de la propia vida, por qué va a aquedar esta excluida, no es acaso el autor un persoanje literario, una patrña más. Tal vez porque sabe con certeza que a menudo es la invención la que más y mejor luz echa a esos rincones oscuros de la memoria donde los episodios de nuestra vida, de la vida de los nuestros, todo aquello que nos constituye e indentifica, se encuentran por completo difuminados, que es, en definitiva, la ficción autobiográfica la que mejor nos identifica, donde mejor podemos reconocernos. Años indecisos, años y días inciertos, vidas más o menos fingidas, memoria dolorosa siempre, olvidos irreparables. Tal vez sostiene Torrente el valor de la invención porque sabe que es en ese territorio donde sopla con más fuerza el viento del humor vagabundo, el que pone la distancia en el dolor y en el entusiasmo y en sus fingimientos, que esa es la lente que con más claridad -como esa del viento sur que nos acerca las cosas en las latitudes septentrionales y nos las pone al alcance la mano-, nos aproxima a nuestro verdadero rostro, que es la invención la que en ocasiones convoca a la realidad y la construye, como supo, con dolor por cierto, otro experto en ficciones autobiográficas: Anthony Burgess.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s