La flor de la pasión

DSC_0022

El año del centenario de Antoine de Saint-Exupéry se cierra con la reedición en castellano de casi todas sus obras (alguna memorable como Tierra de Hombres) y de algunas páginas biográficas, incluido un estupendo album de cómics de Hugo Pratt a quien Saint-Ex fascinaba (como no podía ser menos). Las biografías que han ido apareciendo al hilo del centenario, sobre todo en Francia, adolecen de que el personaje aparece en ellas casi siempree mitificado, rodeado de su aureola de leyenda, asomado a la carlinga de un Caudron “Simoun” de gloria, y de que las zonas de sombra, que las tuvo y muchas, quedan relegadas a capítulos menores de la novela. Faltaba, y todavía falta, me temo, una biografía de Sain-Ex. Esa podía haber sido la de su viuda, la salvadoreña Consuelo Suncín de Sandoval, un personaje fascinante, tan de leyenda como lo fueran sus dos maridos, pero no lo es o no lo es así del todo, porque cuenta más el lírico relato de su pasión que la puesta en escena de un personaje de carne y hueso.

Consuelo Suncin, estuvo casada con aquel personaje tan atractivo como denostado que fue Enrqiue Gómez Carrillo, millonario y grafómano, que le dejó una considerable fortuna. Cuando ella tenía poco más de veinte años y Antoine de Saint-Exupéry unos treinta se conocieron en Buenos Aires, por intermedio de Benjamin Cremieux, y al poco, poseídos de un arrebatador amour-fou (que dicen los cursis), se casaron en Francia. Ella se convirtió en la condesa de Saint-Exupéry (una condesa de opereta, en palabras de su cuñada) y enseguida empezaron las idas y las venidas, la vida social extenuante, los proyectos abortados, porque Saint-Ex, Tonio para su esposa, tenía el azogue metido en el cuerpo: viajes, separaciones, líos inmobiliarios (considerables estos), los accidentes, la pasión de la escritura, y el dolor y las sombras que poco a poco se van adueñando de una vida y más tarde del recuerdo que aflora en estas emocionadas páginas de la Rosa, el personaje del Principito, trasunto de Consuelo Suncín. Esta es una vida novelesca contada de manera novelesca y a la vez una vida corriente y moliente contada de una manera brumosa y lírica, donde los peores episodios se digieren como lirismos patéticos. Vivieron épocas doradas y épocas de sombra, de la bohemia parisina a la vida de lujo en Nueva York pasando por la sordidez de la ocupación alemana, se amaron mucho, padecieron mucho también, llevaron una vida retirada a ratos y a ratos cosmopolita, por ella pasaron personajes como Gide, Fargue, Maritain, Ricardo Viñes y hasta el cura Landhe…

Consuelo de Saint-Exupéry relata una curiosa historia de amor, una historia de amor de un sabor agridulce que revela apenas la otra cara de un Saint-Ex, hombre de éxito, aviador y escritor, seguro de gustar (en verso de Gil de Biedma). En sus memorias emocionadas aparecen dos personajes y tan atractivos resultan a la postre el uno como el otro. Un libro sutil, extraño, algo etereo, que relata las borrascosas y muy peculiares relaciones que tuvieron aquellos dos persoanjes de leyenda, y que no hace sino agrandar esta: un mundo de nubes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s